Información

Enteritis en perros


Visión general
La enteritis es una inflamación del intestino delgado causada por una amplia gama de problemas potenciales. Los parásitos, bacterias, virus o alergias pueden inflamar el intestino delgado de su perro y causar diarrea. Una obstrucción en el tracto digestivo también puede desencadenar enteritis, por lo que la falta de un calcetín o adorno navideño favorito también podría ser el culpable.

Riesgos y señales
Todos los perros y cachorros tienen riesgo de enteritis. Junto con la diarrea, su mascota también puede experimentar:

  • Dolor abdominal y otros problemas de estómago.
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Heces negras y alquitranadas (melena)
  • Pérdida de peso

Diagnóstico / tratamiento
Debido a que hay tantas causas de enteritis, asegúrese de proporcionarle a su veterinario un historial completo de su perro, incluidas las respuestas a lo siguiente:

  • ¿Síntomas?
  • ¿Historia de viajes?
  • ¿Exposición a otros perros (como ir al parque o la guardería)?
  • ¿Acceso sin supervisión a su jardín?
  • ¿Con correa en los paseos?
  • ¿Comió algún objeto extraño, por ejemplo, un adorno de Navidad?
  • ¿Comido de la basura?
  • ¿Cambios en la comida para perros?

Si su veterinario sospecha de enteritis, querrá identificar la causa subyacente. Para hacer esto, puede recomendar una combinación de las siguientes pruebas:

  • Pruebas químicas para evaluar la función renal, hepática y pancreática, así como los niveles de azúcar.
  • Un hemograma completo para descartar afecciones relacionadas con la sangre.
  • Pruebas de electrolitos para garantizar que su perro no esté deshidratado ni sufra un desequilibrio electrolítico.
  • Radiografías de abdomen y tracto intestinal para descartar obstrucciones
  • Una ecografía para evaluar la integridad del tracto digestivo de su perro.
  • Una endoscopia para evaluar el tracto intestinal.
  • Pruebas específicas para descartar infecciones virales, como parvovirus
  • Pruebas fecales para identificar si los parásitos fecales podrían ser la causa.
  • Pruebas fecales especiales, como cultivos y pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR)

Los perros con enteritis, independientemente de la causa, a menudo están deshidratados y, a veces, es necesario administrarles líquidos por vía intravenosa. Dependiendo de la gravedad, su perro puede ser hospitalizado para controlar más rápidamente la diarrea y otros síntomas debilitantes. En casos menos graves, su veterinario puede darle medicamentos e instrucciones sobre cómo cuidar a su mascota en casa. Es muy importante que siga cuidadosamente las instrucciones de tratamiento de su veterinario para reducir la posibilidad de que la diarrea reaparezca.

Prevención
Las vacunas pueden proteger a su perro favorito de algunas de las causas virales de la enteritis, como el parvovirus y el moquillo. Algunas de las mejores formas de mantener saludable a su mascota son observar lo que come, mantenerlo libre de parásitos con preventivos mensuales y enviar sus muestras fecales a su veterinario. Mantener a su perro alejado de la basura y otros elementos desconocidos, como la comida de las personas, y restringir el contacto con perros potencialmente enfermos en lugares públicos, como el parque y las instalaciones de alojamiento, también protegerá a su perro de enfermarse.

Si tiene alguna pregunta o inquietud, siempre debe visitar o llamar a su veterinario; son su mejor recurso para garantizar la salud y el bienestar de sus mascotas.

Revisado por:

Peter Kintzer DVM, DACVIM


Puntos clave sobre la EII en perros

La enfermedad inflamatoria intestinal en perros es una complicada condición de inflamación intestinal que aún no se ha entendido completamente en la medicina veterinaria.

Las bacterias intestinales son la causa más probable de EII en perros.

Ciertas razas de perros tienen una mayor probabilidad de desarrollar EII, pero es probable que la causa sea una combinación de varios factores en lugar de una predisposición genética sola.

No existe una cura completa para la EII, pero los tratamientos incluyen esteroides y otros medicamentos, así como suplementos y cambios en la dieta.


Pasos para tratar el malestar estomacal de su perro

Analice la gravedad de la incomodidad

Si planea tratar a su mascota en casa, primero verifique qué tan grave es el problema estomacal.

Algunos malestares estomacales están marcados por diarrea y vómitos que desaparecen en una hora o dos; estos casos pueden tratarse en casa.

Si su mascota vomita continuamente y se deshidrata rápidamente, debe llevarlo de inmediato a un médico.

Vigile el nivel de hidratación

La piel de un perro pierde elasticidad cuando se deshidrata, y otro signo de deshidratación en su mascota es la sequedad de las encías.

Si nota alguno de estos, es mejor que lo lleve al veterinario y lo trate.

Reducir la ingesta de alimentos

Es aconsejable que limite la ingesta de alimentos, o incluso ayunar por un tiempo está bien. Dejar el estómago vacío durante algún tiempo permitirá que el tracto digestivo se recupere.

Si su mascota continúa vomitando incluso después del ayuno, se recomienda llevarlo al veterinario.

Dieta blanda

Una vez que sienta que su mascota se está recuperando, comience a darle una dieta blanda. Mezcle arroz hervido y carne deshuesada y déle a su mascota de comer en pequeñas cantidades.

Asegúrese de evitar agregar especias o sabores y aceites adicionales a la carne.

El punto es proporcionar descanso al sistema digestivo tanto como sea posible. También puede intentar darle una cucharada de yogur o queso, ambos conocidos por aliviar la inflamación en el intestino.

Vigile de cerca los problemas de salud de su mascota si no ve una mejora en su salud, luego visite a un veterinario de inmediato.

A veces, los médicos pueden incluso sugerir altas dosis de probióticos u otros métodos de tratamiento avanzados, no dude en hacerlo, pero asegúrese de que el veterinario que seleccione sea bien conocido y tenga una buena reputación en su localidad.


Síntomas de la diarrea del intestino delgado en perros

Diarrea en perros es generalmente un síntoma de una enfermedad subyacente. Aunque la mayoría de las causas de la diarrea están relacionadas con el tracto gastrointestinal de la mascota, la diarrea a menudo ocurre debido a los efectos secundarios de ciertos medicamentos y afecciones graves como el linfosarcoma. El veterinario identificará el origen de la diarrea, ya que la causa difiere si la afección se origina en el intestino delgado, el intestino grueso u otras partes del tracto digestivo de la mascota.


Ver el vídeo: Histologia de la ENTERITIS (Septiembre 2021).